El IMSS de AMLO niega medicamentos y deja de reportar compras

Fecha de publicación: mayo 11, 2021

Reportaje de: Claudia Ocaranza

Edición de: Eduard Martín-Borregón

Última actualización:

Reportaje retomado por: 

“En 2012 en el IMSS me dijeron que no tenía nada, que era una exagerada y que hiciera yoga. Dijeron que era trastorno de personalidad múltiple y no había medicamento para eso”, dice María del Ángel Dávalos, quien ocho años después de ese diagnóstico fallido, y varias crisis psiquiátricas, fue finalmente, y por la facultad de psiquiatría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), diagnosticada con una neurodivergencia: autismo de alto funcionamiento y Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH).

Al mudarse de ciudad empezó la segunda lucha, conseguir que como derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se le de metilfenidato, medicamento recomendado por la UNAM. Aunque de entrada ya sabe que no lo conseguirá en la mejor presentación para ella (18 mg y de liberación prolongada y con un costo en promedio de 1,500 pesos por 30 pastillas), pues el IMSS compra de 10mg.

IMSS hizo 952 compras metilfenidato de 10mg, entre 2008 y 2018 -antes de que dejara de reportar las compras con el detalle que lo hacía en el Portal Compras IMSS- por más de 238 millones de pesos. 612 de esas compras se pagaron con un sobrecosto de más de 3 millones de pesos según los cálculos de PODER para el proyecto Salud, Dinero y Corrupción, y del cual forma parte este reportaje.

El contexto de sobrecosto, desabasto y poca rendición de cuentas sobre las compras públicas de medicamentos por parte del IMSS debido a cambios ordenados por la nueva administración y a la implementación de un nuevo modelo de compras gubernamentales instaurado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ensombrece el proceso para la joven de 23 años.

Obstáculos en el IMSS

En su clínica del IMSS en la Ciudad de México, donde empezó el proceso para conseguir la medicina, no creyeron el diagnóstico de la UNAM y quisieron hacerla pasar por todo el proceso de diagnóstico. “Me dijeron: «no hay nada que a mi me garantice que el diagnóstico de la UNAM sea confiable porque no lo hice yo»”, relata Dávalos, quien debido a la falta de medicamento y el empeoramiento de su enfermedad, perdió el trabajo.

En Querétaro, la ciudad a la que se mudó, la historia fue similar y Dávalos no logró que el médico de su clínica le diera una receta sin tener que pasar por el diagnóstico, le emitieron una ficha para una cita, pero “dicen que por la pandemia no están dando citas en especialidades, y aunque yo ya tengo mi diagnóstico, tampoco aquí me quieren dar el medicamento”.

Su caso no es el único, Dávalos asegura que de 30 personas con las que ha hablado en la misma situación de no poder acceder a su medicamento, sólo una ha logrado que su médico familiar le emita receta. El 21 de marzo de 2021, Dávalos dirigió un tuit al IMSS:

“Oye @Tu_IMSS porfa abran psiquiatría. Llevo toda la pandemia sin mi medicamento y ya me corrieron de 3 trabajos diferentes, he perdido mi tarjeta del banco 17 veces, incendié mi cocina y hoy en la mañana inundé mi departamento. Si sigo así me voy a suicidar *o me voy a matar accidentalmente”.

Después de ese llamamiento, el IMSS la buscó y le pidió que esperara dos semanas para obtener una solución. Ha pasado más de un mes y hasta el cierre del reportaje, Dávalos seguía sin acceso a su medicamento.

“Muchas personas se ofrecieron a darme dinero para el medicamento, pero yo necesito eso cada mes. Rascarle y ver de dónde comprarlo no es una solución a largo plazo. En todos mis trabajos me han descontado impuestos para el IMSS y hasta ahora no he podido ser beneficiaria real de lo que estoy pagando, es mi derecho”, remata Dávalos.

Ilustración: Dani Scharf
Ilustración: Dani Scharf

Metilfenidato a sobreprecio en la última década

Algo que no se puede obviar es la calidad y cantidad de medicamento que compra el IMSS. Para el caso del metilfenidato, la única presentación que el instituto adquirió entre 2008 y 2018 es de 10 mg, lo que para personas como Dávalos, incluso si accediera a esa presentación, representa un detrimento en su salud, pues ella necesita el de 18mg.

“El tener nada más accesible esa presentación, implica que tu hígado se va a llevar un trabajal”, explica Dávalos, quien a pesar de eso y debido al elevado costo de la presentación que necesita, tiene como única opción buscar la que provee el IMSS.

El IMSS podría comprar más metilfenidato y en distintas presentaciones si eficientará sus procesos de compras. En las 612 compras del IMSS con sobrecosto detectado la Delegación de Tabasco registró el mayor promedio de sobrecosto en 2011 con 2,341.46%. Entre 2008 y 2018 fue precisamente la delegación del IMSS de ese estado donde firmaron contratos con las dos empresas que más sobrecosto obtuvieron en ese medicamento: Mendonza Cuazilot Santa Depuración Julio 2011; y Oncológicos y Especialidades del Sureste, S.A. de C.V.

El estado de Nuevo León fue la segunda delegación donde más sobrecosto se registró en un año, en 2014 con 1,951.33% y 15,485 pesos. En ese estado está la cuarta empresa que más sobrecosto cobró, Distribuidora Sevi, S.A. de C.V. con un contrato con un sobrecosto de 1,951.33%, según los datos del proyecto Salud, Dinero y Corrupción, desarrollado por PODER.

Destaca el caso de Farmacias Tamaulipecas, S.A. de C.V., con un contrato para Tamaulipas y con un sobrecosto de 1,110.14%. Esa firma fue la misma que vendió medicamentos para el tratamiento del cáncer reportado en el reportaje “10 años de sobreprecio en medicinas para cáncer de mama”, que también forma parte del proyecto Salud, Dinero y Corrupción.

Desabasto con AMLO y un portal en mantenimiento

Incluso si Dávalos lograra que el IMSS le emitiera una receta por el metilfenidato en una presentación que no es la idónea para ella, queda la duda de si el instituto será capaz de proveerlo ante la problemática de desabasto general en medicamentos durante el gobierno de AMLO y a que ahora las compras del IMSS no se publican en el Portal Compras IMSS, perdiendo con eso la oportunidad de fiscalizarlas.

Entre 2019 y 2021, el Colectivo Cero Desabasto ha registrado 41 reportes de desabasto en total, de los cuales, 33 han sido por falta de ese medicamento en clínicas del IMSS en Ciudad de México, Chihuahua, Jalisco, Hidalgo, México, Nuevo León, Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

Sobre la desactualización del portal, ante una solicitud de información presentada por PODER, el IMSS respondió que “el Portal de Compras se encuentra en proceso de mantenimiento, actualización y reestructura”. Y aclaró que ahora las compras se reportan en Compranet.

Sólo se localizaron tres compras de metilfenidato en Compranet por parte del IMSS por un total de 1,088,029.04 pesos entre el 1 de diciembre de 2018 y lo que va de 2021. Además de la poca cantidad de compras reportadas, existen errores y obstáculos en cómo se reportaron, que dificulta la transparencia.

La presentación de metilfenidato que se compró solo se especifica en un caso, y en ninguno la cantidad ni precio unitario. Para obtener esa información, se tienen que revisar PDF’s abriendo el enlace. Ese tipo de detalle sí estaba disponible en el Portal Compras IMSS sin necesidad de abrir más archivos. Por otra parte, el responsable de subir la información para una de las compras, registró como monto de contrato una cantidad equivocada, la real se encuentra, otra vez, abriendo documentos adjuntos en el enlace.

Los precios unitarios para esas tres compras van desde 72 pesos que se pagaron por cada uno de los 6,126 envases que compró el IMSS Sonora a Pharma Tycsa, 130.95 pesos por cada uno de los 424 envases que compró el IMSS Tabasco a la empresa Soluglob Ikon, S.A. de C.V., y 245 pesos por cada uno de los 2,414 envases que compró la Coordinación de Abastecimiento y Equipamiento a la firma Logística Médica de Occidente, S. de R.L. de C.V. Todos los contratos fueron dados en adjudicación directa.

De las proveedoras actuales, al menos una de ellas, Logística Médica de Occidente, también vendió el medicamento entre 2008 y 2018 a las delegaciones de Chihuahua, Colima, Tamaulipas, Baja California, Jalisco, Sinaloa, San Luis Potosí, Sonora, Zacatecas, Puebla y Guanajuato con sobrecostos que van desde 792.13% a 202.04%, según lo reportado en Compras IMSS.

El panorama con la UNOPS

Ante la complejidad de las compras de medicamentos, y las riñas que abiertamente el presidente tuvo con las farmacéuticas más poderosas del país, su solución fue pedir ayuda a la UNOPS, una oficina de las Naciones Unidas, para hacerse cargo de la compra consolidad de medicamentos y material de curación 2021-2024. Antes, la compra consolidada la hacía el IMSS.

Ante la complejidad de una compra de ese tamaño y la revisión de las más de 500 empresas ofertantes, el proceso que arrancó en diciembre, ya va tarde en sus dos etapas. El abasto de la primera (abasto crítico y medicamentos de patente) debía empezar en enero, pero a finales de ese mes, se informo que la compra de algunas de las 105 claves de patente y 262 de adquisición expedita para el abasto del primer trimestre de 2021 iba tarde.

La razón principal para iniciar el proceso con la UNOPS era el ahorro, según las propias autoridades. De acuerdo con Animal Político, sí se adjudicaron contratos de la primera parte de la compra, por más de 18 mil millones de pesos (casi lo mismo que el IMSS pagó en sobrecosto entre 2008 y 2018), para 210 claves, “con lo que se ha logrado un ahorro inicial de 2,389 millones de pesos1.

Sin embargo, de acuerdo con el Instituto Farmacéutico (Inefam), citado por el diario El Economista, el retraso en la compra y entrega de medicamentos anulará el ahorro esperado. Según el instituto, “en el primer trimestre el IMSS de Zoé Robledo convocó 1,356 procedimientos de compra, de los cuales ha emitido unos 654 fallos para comprar 33 millones de piezas por un importe de 5,900 millones de pesos. Aunque suene mucho, esto no le alcanza ni para cubrir una sexta parte de sus necesidades pues en un trimestre normal dicho instituto consume no menos de 250 millones de piezas”2. Y agrega que los precios a los que está comprando el IMSS son 87% en promedio superiores respecto a los del mismo periodo en 2020.

En el buscador de adjudicaciones de contratos de la UNOPS3 no aparece todavía ninguna clave relacionada con el metilfenidato, por lo que el único referente a compras de ese medicamento son las tres compras encontradas en Compranet, poniendo en una situación de más incertidumbre y vulnerabilidad a personas que, como Dávalos, sufren de alguna neurodivergencia en la que necesitan ese medicamento.

PODER solicitó entrevistas y envió cuestionarios tanto el IMSS como a la UNOPS. Ninguna de las dos respondió al cierre de este reportaje.

___

1Andrea Vega. Compra de medicinas se retrasa por revisión de empresas; abasto debía comenzar en mayo. Animal Político. 28 abril 2021.

2 Maribel Ramírez Coronel. Los costos del desorden anularán los ahorros que obtenga UNOPS. El Economista. 27 abril 2021.

3 United Nations Global Marketplace.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO